lunes, 22 de abril de 2013

NECESITO UN LIBRO


Me gusta leer desde que era muy pequeña; probablemente porque pertenezco a esa generación en cuya infancia no había internet y los programas televisivos para niños apenas duraban una hora. O no. Lo cierto es que soy una lectora voraz, caótica y apasionada. A veces elijo un libro porque adoro a su autor; otras porque leo una crítica literaria que me llama la atención; también porque hay ocasiones en que se descubren auténticas joyas en los estantes de oportunidades; y la mayoría de las veces porque alguien cercano me recomienda una obra. También soy una lectora sin complejos: si una creación de alto nivel me deja indiferente o me hace bostezar, cierro el libro sin problemas; y si me entretiene un auténtico bodrio, puedo leerlo de un tirón.
Pero hoy, precisamente hoy, a una hora escasa de la celebración del Día del Libro, necesito, queridos lectores de este blog, un libro. Antes de empezar a escribir esta entrada, he tenido la desatinada idea de leer el periódico. Y entre las malas nuevas que invaden los diarios últimamente, me he topado con una noticia monstruosa, por desgracia protagonizada por una cría hindú de cinco años. Por eso os pido que me recomendéis un libro que me recuerde que leer nos hace vivir más, nos convierte en personas más sensibles, empáticas, críticas, racionales; un libro que me haga volar y huir de esta realidad deshumanizada pero que también me recuerde que tenemos la obligación moral de rebelarnos ante las atrocidades, de gritar, apoyar a todas las víctimas de la sinrazón, no mirar hacia otro lado. Necesito un libro que me acoja como un abrazo. Necesito un libro que me dé fuerzas para luchar. Necesito un libro que me devuelva la fe en el ser humano.
Sé que he leído muchos libros que producen los efectos que en estos momentos estoy buscando. Pero ahora no recuerdo ninguno y os pido que me recomendéis vuestras últimas lecturas especiales. Porque hoy, más que nunca, necesito un libro.
Feliz Día del Libro 2013.

16 comentarios:

Esteban Moreno dijo...

Hay muchos libros en los estantes de la memoria, pero, entre todos,y porque los hemos compartido, vuelvo una vez más la mirada hacia "Memorial del convento", de José Saramago. La sencillez y la emoción de describir, reescribir y percibir la Historia, con mayúsculas, construida por las miles de historias, en minúscula, que forjamos los seres humanos.

Anónimo dijo...

Hola.
Pienso que lo que pides es difícil de buscar y después de cómo te defines, lectora voraz, caótica y apasionada más difícil lo pones. Una solución, cualquier libro.

Laris :) dijo...

Leonor ya que necesitas un libro que te ayude a recobrar la fe en el ser humano te recomiendo este pedacito de la obre de Félix J. Palma "El mapa del cielo". Es un libro de lo mas bonito que he leido, espero que sea de tu gusto.

Matilde dijo...

Me dejo llevar por lo primero que me viene a la memoria, y ahora, ¡plaf!, me aparece un libro tierno, que te hace reir a carcajadas y me conduce a cuando mis niños eran pequeños y les leía la serie, me refiero a ¡Por fin Manolo! de Elvira Lindo, una bocanada de aire fresco entre tanta barbarie.

Puri Jurado dijo...

Te recomiendo Mi planta de naranja lima, de José Mauro de Vasconcelos. Ni es una novedad editorial (publicado en 1968) ni permite ninguna huida de la realidad. Todo lo contrario: contemplamos con estupor cómo todo ha cambiado muy poco en los últimos cincuenta años y cómo aún hay niños como esa criatura hindú que apenas se alejan de Zezé, el protagonista. Y, sin embargo, este niño brasileño, también de cinco años, consigue transmitirnos sus ganas de vivir en medio de un mundo desolador.

Es una novela triste, muy emotiva y que, en el fondo, encierra algo de esperanza.

Anónimo dijo...

Hola.

Está claro que hay veces que la realidad supera a la ficción y por desgracia hay todavía lugares en el mundo donde la mujer no vale nada y se siguen cometiendo delitos que escapan a nuestra imaginación.

No hay que irse muy lejos para ver injusticias y ver cómo se mira (o miramos) para otro lado, está claro que la educación recibida por nuestros padres y profesores hace mucho y en eso, mi querida profesora, estamos avanzando mucho para hacer de éste un mundo mejor.

Por eso es importante seguir aportando nuestro granito de arena.

Este verano leí un libro que me enganchó “Dime quien soy” de Julia Navarro, trata de un periodista que recibe el encargo de investigar la vida de su bisabuela,una gran mujer, sólo sabe que huyó de España abandonando a su marido y a su hijo ….

Un saludo.

Inmaculada Poza dijo...

Pues, sí, a veces es mejor no leer el periódico para no enterarse de ciertas noticias y no sentirse impotentes ante tanta barbarie.Yo, ya sabes, soy una gran lectora y leo casi todo lo que cae en mis manos, pero tampoco tengo complejos si tengo que dejar de leer algo que no me guste.
Siempre recomiendo lecturas de Fitzgerald, en especial "Tender is the Night" o cualquiera de Paul Auster,pero si quieres reirte un poco, recurre a La Conjura de los Necios. Un besazo.

Bom dijo...

Creo que necesitas una buena dosis de Mafalda, de Quino: su mezcla perfecta entre crítica, ternura y humor te acogerá como necesitas. Un saludo.

MARIBEL dijo...

A raíz de la muerte de J.L.Sampedro he releído alguna de sus novelas. ¿Recuerdas La vieja sirena? ¡cuánta ternura en este hombre que nos gritaba la "obligación de VIVIR LA VIDA! Pero ayer, 23/4 compré una nueva edición bilingüe de una selección de poemas de Miquel Martí i Pol,(Nórdica libros),librito que te recomiendo porque es como si colocas un canto poético de amor y lucha en tu cabecera.
¡A disfrutarlo!

Carmen dijo...

Fantástica, es que eres fantástica Leonor. Que te hable de un libro?
Me atrevería a recomendar alguno si alguna vez escribieras uno tu!!! seria tan maravilloso...Un beso.

Alberto Espejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto Espejo dijo...

"Gángster" de Lorenzo Carcaterra, narra la historia de una familia italiana que llega a New York huyendo de la camorra y en busca de nuevas oportunidades. El hijo menor llegará a ser uno de los capos más importantes de la ciudad. Un libro que vale bastante la pena, no soy gran lector, lo mio son las películas, pero si hay un libro que le sobre imaginación es este.
Un beso Leonor!

Beatriz Fernández dijo...

Ahora mismo estoy leyendo "Las Sierpes. Memorias de un periodista republicano", de Carlos Arenas Posadas. Se lee muy bien, es entretenido. Conociéndote, te lo leerás en un ratico. Además, resulta curioso imaginarse los mundillos y los personajes de la Sevilla de los años 20.

Anónimo dijo...

Soy un lector malo y vago, seguramente conmigo no triunfarán ni las librerías ni los escritores ni las bibliotecas... Leo pero muy poco y cuando empiezo un libro me engancho a él hasta que lo termine o lo dejo a medias hasta nunca. Los libros son como los amigos, hay verdaderos y hay falsos. Los verdaderos te dejan enganchado a ellos porque te dan algo y los falsos cuando los descubres o los dejas enseguida o por tu simpatía sigues con ellos. Así veo yo a esas criaturas de "cartón" que unos dioses a los que llaman Escritores sacan de la nada para hacernos feliz y compañía. Y nosotros, como fieles, tenemos nuestros dioses preferidos y otros que apreciamos menos porque simplemente no nos convence su doctrina. Al ser mal lector no te puedo sugerir ningún libro, pero el último que he leído era de Eduardo Mendoza (Sin noticias de Gurb) y me ha hecho reír. Ha sabido leer la sociedad de una forma crítica fabulosa, lo he disfrutado mucho.
Otro que he cogido para leer y que no he empezado todavía es (El asombroso viaje de Pomponio Flato).
Feliz día, (Il n´est jamais tard, dicen los franceses)

Anabel Lopez Sousa dijo...

Yo, sinceramente podría decirte miles de libros para que los leyeras ya que yo soy una gran lectora y leo de todo, pero hubo una trilogía que me encantó, son tres libros escrito para los adolescentes de ahora, te explica a la perfección los típicos problemas adolescentes, osea, el amor, los estudios, los amigos, etc. "Canciones para Paula" de Blue Jeans, a mi me enganchó desde el principio.
Un beso Leonor.

Leo dijo...

Amiga Leonor, aunque llegue tarde mi comentario creo que te vendrá bien. Podría recomendarte desde algunos textos bíblicos hasta un paseo por el Manifiesto Comunista, pasando por la obra póstuma de Francisco Ibáñez, “Prohibido fumar” de Mortadelo y Filemón, para que sonrías un poco. Pero como este mundo no tiene arreglo (algunos milenios más de XXI siglos de homo sapiens corroboran lo que digo) creo que lo que necesitas es huir de la ciudad un tiempo. Como sospecho que no harás eso, te puede valer un cóctel, pero no de los de La Mina, sino literario. Me explico: siéntate en una mecedora en ese fabuloso jardín que tienes en tu casa y en un recipiente cualquiera pon algo de naturaleza, un poco de poesía y una buena cantidad de nostalgia. Ese cóctel se llama Las cosas del campo de José Antonio Muñoz Rojas. Un beso y buena lectura.